domingo, 18 de diciembre de 2011

"Víctimas de las Fuerzas del Imperio del Mal"


"Fueron víctimas de las Fuerzas del Imperio del Mal". Así de claro se mostró el Cardenal Amato en la betificación de 22 mártires Oblatos y del laico Cándido Castán, naturales de Aravaca y Pozuelo de Alarcón (Madrid).
El Cardenal puso de manifiesto que los verdugos fueron olvidados, sin embargo, “las víctimas inocentes son recordadas”. Y citó a los nuevos beatos: Francisco Esteban Lacal, Vicente Blanco Guadilla, José Vega Riaño, Juan Antonio Pérez Mayo, Gregorio Escobar García, Juan José Caballero Rodríguez, Justo Gil Pardo, Manuel Gutiérrez Martín, Cecilio Vega Domínguez, Publio Rodríguez Moslares, Francisco Polvorinos Gómez, Juan Pedro Cotillo Fernández, José Guerra Andrés, Justo González Llorente, Serviliano Riaño Herrero, Pascual Aláez Medina, Daniel Gómez Lucas, Clemente Rodríguez Tejerina, Justo Fernández González, Ángel Francisco Bocos Hernando, Eleuterio Prado Villarroel y Marcelino Sánchez Fernández.
“A estos 22 oblatos se unión en un mismo acto de generoso testimonio a Cristo el fiel laico Cándido Castán San José, muy conocido en el pueblo de Pozuelo, por su claro testimonio católico”, añadió.

jueves, 8 de diciembre de 2011

¡Como ayer, como siempre, como cuando hizo falta, España de rodillas, te ofrece el corazón!


Señora Inmaculada de las gentes de España.
De victoria en Lepanto, de dolor en Rocroi,
rezada a flor de espadas desde el mar de Corinto
a la ribera virgen del río Paraná.
¡Señora Inmaculada de los indios ingenuos
y del hidalgo altivo y de la Inquisición!
Como ayer, como siempre, como cuando hizo falta,
España, de rodillas, te ofrece el corazón.

¡Señora Inmaculada del Pilar Jacobeo!
Consuelo de amarguras en empresas de amar.
El fruto que sembraste para la fe de Cristo
salido de tus manos, ¿no había de granar?.
¡Señora Inmaculada del apóstol del Trueno,
de la hazaña difícil y la tribulación!.
Viniste a Zaragoza para salvar a España,
y España, desde entonces, parece una oración.


¡Señora Inmaculada de los Picos de Europa!
¡Cuántos te parecían pues cuanta era su fe!
Y vino de los cielos tu auxilio y la victoria
del Dios de las batallas, del Santo, de Yahvé.
¡Señora Inmaculada de esperanzas de patria!
Se eleva una plegaria de Asturias a Aragón.
Sus ecos en las rocas, los bosques y los muertos
hablaron en romance y hablaron en canción.


¡Señora Inmaculada de la Santa María,
de los vientos propicios y de la tempestad!
Temblando amor de madre llegaste al nuevo mundo
y el indio fue el hermano y Cristo la verdad.
¡Señora Inmaculada del santo misionero,
de los conquistadores y del emperador!
Resuena aun el Caribe las voces de Triana
y rezan todavía los indios al Señor.


¡Señora Inmaculada del indio mejicano!
América es España, y España es para ti.
El inca y el azteca cayeron de rodillas
y fue el Ave María caricia en guaraní.
¡Señora Inmaculada de la Rosa de Lima,
de García Moreno, de la persecución!
Son hijos de españoles, amándote nacieron:
no saben de mentira, ni saben de traición.


¡Señora Inmaculada del Valle de los Muertos,
del niño asesinado y el viejo requeté!
Ganaron la victoria, la sangre y el martirio
de la España de Cristo por la España sin fe.
¡Señora Inmaculada del muerto por la vida!
En tus brazos de madre morir es salvación.
Y la semilla santa rebrota en patria nueva
con ecos del Prudente y voz de Calderón.


¡Señora Inmaculada de la historia de España!
Tu misma nos la hiciste y huele a santidad.
Derrotas son honores, que las guerras de Cristo,
se ganan en el cielo y allí está la verdad.
¡Señora Inmaculada!. Somos aquellos mismos
que siglos defendieron tu pura Concepción.
Como ayer, como siempre, como cuando hizo falta,
España de rodillas, te ofrece el corazón.

ORACIÓN EXTRAIDA DEL BLOG "LA CIGÜEÑA DE LA TORRE"

miércoles, 7 de diciembre de 2011

"Rocroi. El último tercio" (Augusto Ferrer-Dalmau)


El perro de Rocroi (Arturo Pérez-Reverte )

XLSemanal - 24/10/2011

La vida concede ciertos privilegios, y tener algunos amigos leales, sólidos como rocas, es uno de los míos. Entre ellos se cuenta el mejor de los pintores de batallas españoles vivos: se llama Augusto Ferrer-Dalmau, y llegué a su amistad por el camino más corto: la admiración que siento por su obra. Un día fui a una exposición suya y se lo dije. Le hablé de cómo, en mi opinión, su pintura continúa y renueva una tradición clásica que en España, con breves excepciones, tuvo escasa fortuna. Pocos de nuestros pintores se ocuparon de un género que en Francia tuvo a Meissonier y a Detaille, y en Inglaterra a Caton Woodville. Por ejemplo.

Ahora Ferrer-Dalmau ha terminado un cuadro espléndido, que estos días puede admirarse en una exposición que sobre su obra y la de su paisano Cusachs se celebra en el venerable edificio de Capitanía de Madrid, esquina de Mayor con Bailén. Se llama `Rocroi. El último tercio´, y narra -pintar con talento es una forma de narrar tan eficaz como otra cualquiera- la situación en el campo de batalla de Rocroi hacia las diez de la mañana del 19 de mayo de 1643, cuando los veteranos de la destrozada infantería española, formando el último cuadro, esperaban impasibles el ataque final de la artillería y la caballería francesas. Último ataque, éste, que no llegó a producirse. Admirado el duque de Enghien por la resistencia de los españoles -murallas humanas, los llamaría Bossuet- permitió a los supervivientes capitular con todos los honores, en los términos que se concedían a las guarniciones de plazas fuertes.

El cuadro de Rocroi tiene para mí un sentido especial, pues nació de una conversación con el pintor mientras despachábamos un cordero con cuscús en un restaurante de Madrid. Un lienzo crepuscular, fue la idea, que reflejase la soledad y el ocaso, la derrota orgullosa, el impávido final simbólico de la fiel infantería que durante dos siglos, desde los Reyes Católicos a Felipe IV, hizo temblar a Europa. El retrato riguroso de aquellos soldados empujados por el hambre, la ambición o la aventura, que acuchillaron el mundo caminando tras las viejas banderas, desde las junglas americanas a las orillas lejanas del Mediterráneo, de las costas de Irlanda e Inglaterra a los diques de Flandes y las llanuras de Europa central: hombres brutales, crueles, arrogantes, amotinadizos y broncos, sólo disciplinados bajo el fuego, que todo lo soportaban en cualquier degüello o asedio, pero que a nadie -ni siquiera a su rey- toleraban que les alzase la voz.



Mete un perro en el cuadro, sugerí más tarde, cuando el artista me mostró los primeros bocetos: uno que, como sus amos, se mantenga erguido esperando el final. Un chucho español flaco, pulgoso, bastardo, que siguió a los soldados por los campos de batalla y que ahora, acogido también al último cuadro, abandonado por su patria y sin otro amparo que sus colmillos, sus redaños y los viejos camaradas, espera resignado el final. Y píntalo tan desafiante y cansado como ellos.

A Ferrer-Dalmau le gustó la idea. Y ahora he visto el cuadro acabado, y el perro está ahí, en el centro, entre un veterano de barba gris y un joven tambor de trece o catorce años que el artista ha pintado rubio porque, naturalmente, es hijo de madre holandesa y de medio tercio. En el lienzo no figura el nombre del perro; pero Ferrer-Dalmau y yo sabemos que se llama Canelo y es un cruce de podenco y galgo español de hocico largo y melancólico, firme sobre sus cuatro patas, arrimado a sus amos mientras mira las formaciones enemigas que se acercan entre el humo de la pólvora, dispuestas al ataque final. Vuelto a los franceses como diciéndose a sí mismo: hasta aquí hemos llegado, colega. Es hora de vender caro, a ladridos y dentelladas, el zurcido pellejo. El cuadro es soberbio, como digo. O me lo parece.

Retrata a la pobre y dura España de toda la vida: el soldado ciego con una espada en la mano, al que un compañero mantiene de pie y vuelto hacia el enemigo; los que rematan sañudos a los franceses moribundos; el tranquilo arcabucero que sopla la mecha para el último disparo; el desordenado palilleo de picas que eriza la formación, tan diferente a las victoriosas lanzas que pintó Velázquez. Y sobre todo, la expresión de los soldados que miran al enemigo-espectador con rencor asesino. Acércate, parecen decir. Si tienes huevos. Ven a que te raje, cabrón, mientras nos vamos juntos al infierno. Realmente da miedo acercarse a esos hombres; y uno entiende que les ofrecieran rendirse con honor antes que pagar el precio por exterminarlos uno a uno. Son tan auténticos como el buen Canelo: españoles desesperados, tirados como perros, olvidados de Dios y de su rey. Y pese a todo, arrogantes hasta el final, fieles a su reputación, temibles hasta en la derrota. Peligrosos y homicidas como la madre que nos parió.

Enlace al artículo AQUÍ
Enlace a más detalles del cuadro

miércoles, 30 de noviembre de 2011

El P.S.O.E. profana tumbas.

Homilia de la Solemnidad de Cristo Rey en el Valle de los Caídos (20 de noviembre de 2011)

P. D. Anselmo Álvarez

La Iglesia celebra hoy en toda la cristiandad, y para la generalidad de los hombres, la fiesta de Jesucristo Rey del Universo. En este día la Iglesia reitera cada año la proclamación de que Jesús, por designio del Padre y por exigencia de su propia naturaleza divina, es Señor de la historia, de la sociedad y de los corazones humanos. Porque ellos son obra de Dios; porque de Él reciben su ser, su destino y su ley; porque esta humanidad ha sido recreada y salvada por Cristo gracias a Su muerte y resurrección, y finalmente porque Él será el “Juez de vivos y muertos”, como le podéis contemplar en la figura sedente y mayestática de la cúpula.

Yo os invito hoy a todos vosotros, entre los que os encontráis los que habéis venido a uniros en una oración común por las almas de Francisco Franco y José Antonio, en el aniversario de su muerte, a que reconozcáis, con la palabra y con la vida, al que es Señor de los señores, el origen y fundamento del orden humano, sobre el que descansa la justicia y rectitud del mismo. Él es Cristo Rey. Un título especialmente querido por muchos de vosotros y que tiene todas las resonancias que seguís recordando. Pero en ese título se compendian muchos otros de los rasgos que conforman la figura de Cristo como piedra angular de toda construcción humana. Él es Cabeza de la humanidad, cimiento y cumbre de la historia y del mundo, del pasado y del futuro; clave de bóveda y centro en el que convergen todas las direcciones humanas. “Nadie puede poner otro fundamento” distinto al que ha sido establecido (1 Cor 3, 11), y cuando se intenta sólo erigimos estatuas con pies de barro, como todas las que hemos levantado hasta ahora a la gloria del hombre, o del Estado, o del orgullo y el poder que aspiran a suplantar a Dios.

Desde hace mucho tiempo venimos intentando abolir o falsear el reinado de Cristo, pero eso sólo conduce a su sustitución por la hegemonía del Príncipe y de los príncipes de este mundo, que en el lenguaje de la Escritura representan el poder de las tinieblas y del mal. Algo de lo que los hombres de nuestro tiempo tenemos una experiencia directa. “Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres” (…), proclamaron los apóstoles ante esos poderes del mundo. Y nosotros hemos aprendido de nuestra historia que es mejor pertenecer al reino de Dios, cuyas leyes son sabiduría y prudencia, y en el cual los hombres constituimos “una raza elegida, un pueblo de reyes y sacerdotes” (Hch 5, 29), en lugar de quedar reducidos a una masa de la que sólo se espera el tributo de sus votos y de sus impuestos. El de Cristo es el reino del espíritu, de la libertad en la verdad, de la reconciliación y la unidad, de la justicia y del amor.

“Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra” (Mt 28, 18), afirmó Jesús momentos antes de ascender a los cielos. Un poder y un reino que no son como los de este mundo, según Él mismo declaró, pero que sí obedecen al propósito de que “todo tenga a Cristo por Cabeza” (Ef 1, 10)), a fin de que todas las cosas y toda la humanidad caminen al unísono con quien es el Guía y conductor de su propia creación.

En ello está la garantía de nuestra sabiduría en las decisiones que conciernen a los asuntos humanos. Y en ello está también la condición de la unidad y de la paz de los hombres y los pueblos entre sí: en el reconocimiento de un solo Dios y Padre cuyo autoridad y señorío abarca a toda la familia de los hombres, y cuyo amor está llamado a regir el recto orden de las relaciones humanas. Un amor exigente e insobornable que funda la dignidad y la justicia, la libertad y la paz de la sociedad. Así se construye el Reino de Dios y en él la sociedad de los hombres.

Pero entenderlo así requerirá un giro decisivo en la conciencia de todos, una especie de nuevo nacimiento como el que Jesús propone en el Evangelio: “si no naces de nuevo no podrás acceder al reino de Dios” (Jn 3, 3).Todos estamos de acuerdo en que es necesaria una resurrección de nuestro pueblo, para lo que es imprescindible que renovemos nuestro viejo tronco con la savia que lo ha fortalecido durante tantos siglos.

España será otra vez ella misma cuando ‘vuelva a nacer’, cuando reconozca el camino de retorno a la Casa del Padre y sepa de nuevo dar a Dios lo que es de Dios, y en Él encuentre la inspiración y la fuerza para reconducir sus caminos de acuerdo con su Ley. Una España que no siga empeñada en desconocerse, en alterar los datos sustanciales de su historia y de su entidad como nación.

Es una condición inscrita en las entrañas de la historia: lo que no tiene el impulso y el destino de Dios camina a la nada. Decía Benedicto XVI, en una alocución reciente: “Dios-Amor lleva en sí una esperanza invencible que permite al creyente atravesar con una lámpara de luz la noche de la muerte… Si quitamos a Dios, si quitamos a Cristo, el mundo cae en el vacío y en la oscuridad”.

Lo cual es extensible a una de las urgencias que siguen pendientes entre nosotros, como es el logro de una reconciliación completa y definitiva de nuestra sociedad. No hay paz donde no hay lugar para quien es “Padre y Príncipe de la Paz”, como los profetas llamaron a Cristo, de quien en el Nuevo Testamento se afirma que fue enviado para “traer la noticia de la paz; paz a los de lejos y a los de cerca” (Ef 2, 11).

Esta es la causa a la que sirve esta institución del Valle. En él se ha escrito una invocación a la Unidad, la Paz y la Reconciliación, escrita en las piedras que componen los únicos símbolos auténticos del Valle: la Cruz, esta Basílica que podríamos denominar Basílica de la Paz, y el Monasterio donde se ora permanentemente por la concordia y la prosperidad, la unidad y la fe de los españoles. Que desde este Valle de la Cruz y desde esta Basílica de la Paz descienda sobre toda España la bendición de Aquel cuyo “nombre eterno es “Paz en la Justicia, Gloria en la Piedad” (Ba 5, 4). Que Dios ilumine también vuestra elección en el día de hoy.


NOTA DE PRENSA DE LA ASOCIACIÓN PARA LA DEFENSA DEL VALLE DE LOS CAÍDOS


http://www.elvalledeloscaidos.es/portal/


La Asociación Para la Defensa del Valle de los Caídos, en relación al dictamen de la mal llamada comisión de expertos, hecho público hoy en rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa , quiere manifestar lo siguiente:

1.- Esta comisión, desde su origen, y máxime tras las recientes elecciones generales, carece de objetividad para la emisión de dictamen alguno porque no reúne las condiciones de objetividad e imparcialidad que la Ley y la Constitución exigen.
2.- El dictamen es contrario a derecho tanto en el fondo como en la forma en que se ha producido, basta tener en cuenta que el Ministro de la Presidencia, Sr. Jáuregui, anticipó las conclusiones de la comisión hace meses en un programa de la Sexta TV.
3.- Los miembros de la citada comisión, y cuantos hayan intervenido en sus deliberaciones, rendirán cuentas ante la Justicia, tanto de dichas conclusiones como de la forma en que se han producido en función de su participación.
4.- Esta asociación reitera que los restos del anterior Jefe del Estado Español, van a descansar en Paz en el Valle de los Caídos de la misma forma en que están descansando los de Azaña o Negrín en sus correspondientes lugares.
5.- Este dictamen sólo responde al capricho del Gobierno en funciones que trabaja para producir de nuevo odio y enfrentamiento entre la población civil por temas ya superados.
6.- Cómo esta Asociación ya advirtió desde el principio, ahora se ven claras las verdaderas intenciones del Gobierno desde el primer día de cierre del Valle de los Caídos.
7.- Por último poner de manifiesto con toda claridad que el Valle de los Caídos en su grandeza monumental, cultural, religiosa e histórico artística, es un lugar de Paz y reflexión y en consecuencia de Reconciliación, y esta asociación no va a consentir la desnaturalización de este carácter.


Madrid, 29 de noviembre de 2011.

martes, 29 de noviembre de 2011

26 de noviembre de 1504.





Aquella misma noche del 26 de noviembre, a la luz de las velas, el rey dictó a Gaspar de Gricio la carta en que comunicaba la triste nueva. De ella son estas palabras que me sirven para cerrar esta exposición: "Aunque su muerte es, para mí, el mayor trabajo que en esta vida me pudiera venir, y por una parte el dolor de ella y por lo que en perderla perdí yo y perdieron todos estos reinos, me atraviesa la entrañas, pero por otra, viendo que ella murió tan santa y católicamente como vivió, es de esperar que Nuestro Señor la tiene en la gloria, que es para ella mejor y más perpetuo reino que los que acá tenía".



Isabel I, Reina (Luis Suárez)

lunes, 28 de noviembre de 2011

¡Contad los muertos y los prisioneros!






Fuimos los mejores durante siglos. Europa entera estaba bajo los pies de los tercios españoles que campaban a sus anchas por todo el continente.


Hoy, en cambio, parece todo muy diferente, España ahora es la eterna "segundona" de Europa, con su economía intervenida y tutelada desde fuera, y con unos gobiernos débiles que no han hecho más que destruir toda la herencia de nuestra historia.


Fue en la batalla de Rocroi, en mayo de 1643, cuando se dice que un oficial francés, tras la derrota del ejército imperial a manos de la caballería francesa, preguntó a un oficial español el número de soldados españoles que habían participado en la batalla. La leyenda dice que contestó: "Contad los muertos y los prisioneros"


Esa batalla supuso el principio del declive de la Casa de Habsburgo. Hoy seguimos en declive. España, ¿cuándo resurgirás?

jueves, 24 de noviembre de 2011

La foto de la estantería.



Se ha montado recientemente una pequeña polémica en algunos medios de desinformación marxistas y socialistas por una fotografía en la que sale una diputada del PP por Murcia posando al lado de una fotografía de José Antonio Primo de Rivera. Debido a la ¿polémica? por la foto, la susodicha diputada se ha disculpado diciendo que estaba en casa de unos amigos y que desconocía qué fotos había en la estantería en el momento de hacerse la foto. Ha aprovechado para decir que su familia es de "ideas progresistas" y que, de haberlo sabido, "no lo hubiera hecho".
La polémica ha venido, como no, por los quisquillosos medios de desinformación izquierdistas, que se han lanzado a criticar y a pedir la dimisión de la recién elegida diputada por Murcia. Estos retrasados mentales no hacen así más que demostrar su poca cultura a la hora de juzgar y de desconocer a la vez la figura del fundador de Falange Española. Un hombre que solo deseaba la unidad, la paz entre los españoles y la justicia social, y que fue asesinado en la prisión de Alicante a raíz de un juicio farsa por el gobierno golpista y "estalinista" del Frente Popular el 20 de noviembre de 1936. Ese es el mayor delito de José Antonio Primo de Rivera, y por consiguiente, de la diputada electa del PP, de la cual no conozco su nombre.





Vamos a ponernos quisquillosos. Parece que la diputada del PP se encuentra en una casa de bien ya que podemos descubrir en esa misma estantería, aparte de la foto de José Antonio, un chapiri legionario, un sable del Ejército español, otra foto de José Antonio que pasa más desapercibida arriba a la izquierda en blanco y negro, y.... una foto de FRANCISCO FRANCO, abajo, a la izquierda, justo al lado de la foto de la polémica, aunque la tapa la diputada con su cuerpo. Bueno, si los del diario Público se llegan a enterar de la presencia del viejo general en la foto piden la cabeza de la diputada, de la fotógrafa, de los amigos de la diputada propietarios de la casa...
Pues eso, señora diputada, no tiene que pedir perdón por nada. Incluso sale más guapa en la foto y todo.

martes, 15 de noviembre de 2011

Un año sin ti, un año más contigo.



Hoy día 16 de noviembre hace un año del fallecimiento de mi tío Guillermo (q.e.p.d.) a la edad de 95 años. He de reconocer que cada vez que me acuerdo de mis largas conversaciones (o más bien monólogos) que mantenía con mi querido tío en su casa de la sierra de Madrid solo puedo esbozar una enorme sonrisa por mi parte, porque he de decir que me lo pasaba en grande con mi tío cada vez que iba a verle mínimo una vez al mes a su casa. Nos sentábamos alrededor de la chimenea, con la tele encendida de fondo, y con el sofá repleto de libros a medio leer. Allí yo iba a hablar ante todo sobre el tema que más me interesa de todos, que era su paso por la División Azul y su participación en la batalla del lago Ilmen. El "tema enganche", un tema que daba muchísimo de sí, tanto que al final acababa hablándome sobre tantas cosas distintas de la vida pero que si luego lo piensas en frío estaban íntimamente relacionadas entre sí con el tema de la División Azul. De hecho, su participación en la División Española de Voluntarios es, "sólamente", un capítulo más de su experiencia vital. Porque la historia de un hombre se forja con todos los elementos que dan de sí su vida y experiencia privada y profesional y porque para mi tío su paso por la División Azul no fue más que una mera anécdota de su abultada historia personal. Yo iba allí a hablar de la División Azul, y al final acababa hablando de la vida, de la familia, del trabajo, del cumplimiento del deber, del dolor de la guerra y la alegría de la paz. ¡Cómo echo de menos esos monólogos en ese sofá! Un año y no olvido. Descanse en paz, Amén.

lunes, 14 de noviembre de 2011

Insulto a la División Azul desde las páginas de La Gaceta.


(Del foro memoriablau.es)

Me sorprende leer un artículo así en un suplemento especial de La Gaceta (del grupo Intereconomía) el pasado día 6 de noviembre. Por un momento pensé que estaba leyendo un panfleto marxista como Público que un periódico que presume de ser "orgulloso de ser de derechas" (en el sentido que tiene "ser de derechas" claro hoy en día, ya que dudo mucho que los voluntarios de la División Azul aceptasen tal calificativo) y que defiende a España y su historia gloriosa en tantas reseñas (véase los fantásticos reportajes de José Javier Esparza cada Domingo en Época).

Que sepan los señores editores del Grupo Intereconomía que para hablar sobre un determinado tema antes tienen que informarse y documentarse como es debido y no lanzarse a publicar falacias y estupideces con el único propósito de rellenar páginas de su periódico. Un periódico "orgullos de ser de derechas" pero que luego asume las tesis de la izquierda radical y masónica solo puede ser calificado de hipócrita.

Cierto es, también, que los Hombres (con mayúscula) que formaron parte de la gloriosa y épica División Española de Voluntarios están a años luz de la mayoría de juntaletras que componen hoy en día las plantillas periodísticas. Por eso es fácil entender que los que escriben gilipolleces como las que aquí arriba muestro JAMÁS comprenderán ni entenderán nada. No les llegan ni a la suela de sus botas empapadas en la nieve.

sábado, 8 de octubre de 2011

OFRENDA DEL MANTO Y PROCLAMACIÓN DEL PATRONAZGO DE LA SANTÍSIMA VIRGEN DEL PILAR (8 de octubre de 1961)



Santísima Virgen del Pilar, Madre de Dios y Ma-
dre nuestra.

De rodillas, humildemente postrados ante tu Pilar
sagrado estamos los hombres de la División Azul.
Venimos anhelantes para solicitar con gozosa y
segura esperanza Tu excelsa protección, Tu dulce
patronato. Cumplimos así un ardiente deseo que
nació en nuestros corazones el mismo día en
que partimos para aquella gloriosa aventura.
Porque Tú, Madre, siempre y desde entonces
has sido nuestro guía y amparo.

El capitán laureado, el soldado anónimo, el rey y
el vasallo, el santo y el escritor han legado hasta Ti
para buscar augurios de victoria, certidumbres de
éxitos, consuelo en los reveses, alegría en las tristezas,
ardor para los difciles embates de la vida, luz en las
oscuridades de la duda, perdón en las borrascas del
pecado, aliento en las jornadas de cansancio y amargura.

A Ti se volvieron angustiados nuestros ojos en las horas negras
de la desesperanza y Tu nombre bendito, mil veces repetido,
estallaba como granada luminosa en el estruendo del combate
y sellaba para siempre los helados labios de nuestros muertos gloriosos.

Somos tus hijos. Nos conoces, Madre. Sabes que no fuimos a aquella
incierta aventura movidos por el ansia de botín ni agitados por
sentimientos bastardos, ni impulsados por el odio, ni alentados
por el rencor. Bien sabes, Madre, que la razón última y secreta
de nuestra empresa no fue otra que la defensa de una Cruz,
aquella en que Tu Hijo murió para que los hombres nacieran a la vida eterna.

Madre, en unas tumbas sin cruces ni plegarias, bajo un
cielo barrido en estrellas, hermanos nuestros esperan
la resurrección de la carne. Suplicantes te pedimos
alcances para ellos de tu Divino Hijo la luz de la
gloria eterna y para nosotros los que peregrinamos
en el valle de lágrimas, que tu Pilar sea escudo
de nuestra fe, baluarte de nuestra virtud, sillar
inconmovible de nuestra unidad. No
permitas, Señora, que en nuestras filas
prenda la semilla de la discordia y un día,
llegado nuestro relevo último, definitivo,
bajo la protección de tu manto, podamos
entrar radiantes en el Reino eterno de tu Divino Hijo.

8 DE OCTUBRE DE 1961 (50 ANIVERSARIO)


Imagen extraida del foro http://memoriablau.foros.

viernes, 29 de julio de 2011

Combatieron por Dios y por España.


(Con el fusil al hombro y con la manta, marchan los dos en la columna. El Requeté es barbudo y fuerte, El Falangista es casi un niño. Suben por un sendero hacia el monte, en cuya cumbre nacen a cada momento palmeras de metralla. Huele a pólvora y a Patria.)

El Requeté.—¿De dónde vienes?
El Falangista.—De Castilla. La tierra es áspera y dura; pero el cielo es de seda azul. ¿Tú eres navarro?
El Requeté.—¡Navarro! De la montaña. Hay verdes, muy verdes, y ríos de cristal y de salmones. Soy hijo de carlista y nieto de carlista y bisnieto de carlista.
El Falangista:—Yo soy el más joven camarada de José Antonio.
El Requeté.—Era el mes de julio— ¡el de las cerezas!—y hasta los árboles de Navarra daban requetés.
El Falangista.—Era el mes de julio, ¡Castilla estaba abrasada! y hasta los trigos entonces hicieron la señal de las flechas.
El Requeté.—¡Boinas y boinas y boinas y boinas…!
El Falangista,—¡Cómo temblaba de alegría el corazón en la camisa del triunfo! Un pájaro no se siente más feliz en el añil del cielo. .
El Requeté.—Mi pecho es fuerte, mi mano es firme y mis pies van a la guerra de siempre, llevándose la ilusión de Navarra. Soy hijo de carlista y nieto de carlista y bisnieto de carlista.
El Falangista.—Todas las novias de España bordaron flechas. ¡Todas! Las mías son de anoche. Soy el más joven camarada de José Antonio. ¿Tienes mujer?
Él Requeté.—Sí.
El Falangista.—¿Tienes hijos?
El Requeté.—Sí.
El Falangista.—Yo no tengo a nadie
(canta): ¡Qué bien se. va a la guerra,
¡qué bien se vá!
Sin tener madre ni novia,
¡qué bien-se va!
El Requeté.—Si caes; ¿a quién quieres que sé lo diga?
El Falangista.—A nadie; Mirando al cielo. Lo sabrá en seguida el Jefe de Presentes. ¿Y si mueres tú?
El Requeté.—Díselo a José María Herhandorena, sesenta y cinco años, Tercio de Montejurra. Es mi padre.
El Falangista.—¿Y si… no está?
El Requeté.—Díselo a José María Hernandorena, quince años,-Tercio de Monte jurra. Es mi hijo.
El Falangista.— (Canta):
iQué bien se va a la guerra!
¡qué bien se va… !
Oye, Requeté, colócate a mi espalda.
Tú tienes mujer e hijos. Yo no tengoa nadie.
(Canta):
…Sin tener madre ni novia,
¡qué bien se va.!
El Requeté.—Voy delante. Tú no sabes todavía. Eres un chico.
El Falangista.–; Bah… déjame en paz!
(Silban las balas.)
Si Requeté.—Es el mes de julio— ¡el de las cerezas!—y hasta los árboles dan requetés.
El Falangista. — ¡Flechas frescas, flechas de anoche, van conmigo a la batalla! ¿Qué bala enemiga quiere el pecho más joven de la Falange?
El Requeté.—Échate al suelo, por tu madre.
El Falangista’.—No la tengo. ¿Quién lo quiere? ¿Quién lo desea? ¡Tiren, señores; tiren, a ver quién se lo lleva! Bonito corazón de oro… (Cae herido.)
El Requeté.–¡Sangras mucho!
El Falangista.—El premio es para aquel caballero enemigo…
(El Requeté recoge a El Falangista y se lo lleva al hombro. Las balas silban en torno del grupo. El Requeté cae a tierra con su compañero.)
El Falangista.—También te han herido a ti. Eres un bravo.
Él Requeté.—No te olvides..,
El Falangista. — José María Hernandorena…’
El Requeté.—…Sesenta y cinco años…
El Falangista.—…Tercio de Montejurra.
El Requeté.—¿Y si no está?
El Falangista.—José María Hernándorena.
El Requeté.—…Quince años..,
El Falangista.—Tercio de Montejurra.
El Requeté.—-¡Adiós, pequeño; eres muy grande!
El Falangista,—¡…Arriba España!
(El primer albor de la mañana, hecho todo él de nácar, encuentra dos cadáveres abrazados.)

Jacinto Miquelarena
Premio de Mariano
de Cavia de 1937

lunes, 25 de julio de 2011

Astro brillante de España, apóstol Santiago, tu cuerpo descansa en la paz, tu gloria pervive entre nosotros, Aleluya.


"En esta solemnidad del apóstol Santiago patrón de España, las miradas y el corazón se vuelven hacia Compostela, desde donde el Apóstol, “astro brillante de España”, como dice la liturgia, irradia su luz sobre todos nosotros en cualquier lugar donde nos encontremos, dentro de las fronteras españolas o más allá de ellas. En el patrocinio de Santiago tiene la Iglesia en España sin duda un rasgo de su identidad."

Luis F. Ladaria Ferrer, Arzobispo, secretario de la Congregación para la doctrina de la fe.

domingo, 17 de julio de 2011

La vigencia del 18 de Julio, hoy.


En esta gran jornada que se celebra se conmemora el principio del camino que, conduciéndonos a la Victoria, nos llevó a la paz.(...) Fue el Glorioso Alzamiento no una algarada de partido, sino una obra de la nación agrupada en torno a sus grupos más puros y mejor dispuestos, y en la Cruzada que se inició ganamos la Patria para nosotros y para nuestros enemigos; ganamos al Estado en que nos integramos todos, hallando en su moderna estructura base para todas las honrosas coincidencias.

En la hora solemne de su conmemoración triunfal, España ha de recordar emocionada y agradecida el limpio gesto de la espada liberadora en la mano de nuestro invicto Caudillo.

Así es como se veía el 18 de Julio en 1942, en un libro de la época difundido por las “Ediciones de la Vicesecretaria de Educación Popular” que se llamaba “Conmemoraciones y Fechas en la España Nacionalsindicalista” y que estaba escrito por Francisco Moret Messerli. El 18 de Julio era una fecha en la que la España de los poetas y de los idealistas derrotaba a la Antiespaña del ¡Viva Rusia! y el ¡Muera España! y en la que esa raza de hombres y mujeres, de la que hoy en día desgraciadamente quedan pocos ejemplares ya, luchaban y morían porque amaban a España... aunque no les gustara. Si me preguntan hace 40 años que era el 18 de Julio o que significaba para mí esa fecha que hasta hace poco por su importancia incluso merecía una paga extraordinaria, habría dicho eso.

¡VIVA EL GLORIOSO 18 DE JVLIO!

miércoles, 13 de julio de 2011

Hombres extraordinarios, frío pero... ¡buen humor!.



Esta es quizás una de las fotos que más me gustan de los voluntarios españoles que combatieron en la U.R.S.S. en las filas de la Wehrmacht durante la Segunda Guerra Mundial. Muestra a hombres extraordinarios, que sobrepasan los límites de lo normal y común, leyendo el diario MARCA. ¡Y con mucho humor a pesar del frío!
También los héroes son terrenales. Me tranquiliza saber eso.

martes, 12 de julio de 2011

Elche retira de su callejero a la que amenazó de muerte a Calvo Sotelo.



La Pasionaria a Calvo Sotelo: «Este hombre ha hablado por última vez»

¿PUEDE UNA PERSONA ASÍ SER EJEMPLO PARA LA SOCIEDAD?


viernes, 8 de julio de 2011

Legión Cóndor (I).



“Excelencia:

Profundamente agradezco, en nombre de toda la Legión Cóndor, las hermosas palabras que Vuestra Excelencia acaba de dirigirnos, que, en estos momentos, admirado y querido Generalísimo, nos llenan de orgullo y serán un motivo más para quedar Unidos en el porvenir a la persona de Vuestra Excelencia y a la gran España. Con toda modestia, conforme al pensamiento de todos y cada uno de los componentes de esta Legión, debemos decir que no hemos hecho más que cumplir con nuestro deber, sagrado, por cierto, ante Vuestra xcelencia y, España. Y ante el mismo Führer y Alemania, sirviendo a la gran idea que nos une a todos. En la hora del peligro, cuando había que demostrar dónde se hallaban, los auténticos amigos de España, Alemania no podía faltar ni permanecer impasible. Con viva simpatía vio todo nuestro pueblo la contienda, emprendida por Vuestra Excelencia, y comprendió Alemania que sólo el triunfo de las armas de Vuestra Excelencia podría salvaguardar los altos valores culturales de la nación y librar a Europa de una cruenta lucha contra la disolución y el caos bolchevique.

La historia de la pasada guerra ha venido a hacer patente que la amistad del pueblo alemán no se limitaba a gestos o meras palabras, sino que se ha traducido en un inmediato y decidido apoyo y en una sincera aportación personal, de la cual nuestra presencia aquí constituye el más fehaciente testimonio. Los voluntarios alemanes retornan a la Patria con admiración por los soldados de España. Hemos visto cómo los soldados de España luchaban sin reserva por la liberación de su desdichada y maltrecha Patria, y apreciamos en todo su valor vuestro magnífico espíritu, lleno de tantos sacrificios. Las armas, por muy modernas que sean, no tendrán nunca, sin ese espíritu, la plenitud de su rendimiento. Como ya hace ciento treinta años, sangre española y alemana ha sido vertida en la lucha común contra el adversario común.

Con honda emoción nos acordamos de nuestros compañeros que hallaron la muerte gloriosa lejos de su Patria, así como también la de nuestros compañeros españolesy murieron por la unidad, la libertad y la grandeza de su Patria española.

Desde tiempo inmemorial, una verdadera amistad une a nuestros dos pueblos. Esta amistad quedará aún más honda y sellada para siempre por la sangre vertida en común, en sacrificio, que hemos hecho en holocausto de nuestros ideales.

A la hora emocionante de la despedida, hacemos los más fervientes votes por Vuestra Excelencia y le expresamos el afecto fraternal de los legionarios de la Cóndor hacia este gran pueblo y a sus instituciones armadas, desde el jefe más alto hasta el último de sus soldados.

Y a este deseo y sentimientos damos expresión con nuestro viejo grito militar:

¡Por la unión hispanoalemana, sellada en el combate!
¡Por la España una, grande y libre!
¡Por el glorioso Generalísimo!
¡Hurra!

Generalfeldmarschall Wolfram Freiherr von Richthofen ( Despedida de la Legión Cóndor, 22 de mayo de 1939)

FUENTE: http://www.1936-1939.com/?p=5173#ixzz1RXNX6G00

martes, 28 de junio de 2011

Un llamativo silencio (JUAN MANUEL DE PRADA )


En plena orgía de rememoraciones históricas, me ha llamado sobremanera la atención el silencio decretado sobre la División Azul, de cuya formación se cumplen en estos días setenta años. Llamativo, sobre todo, porque no fue un episodio precisamente marginal: más de 46.000 jóvenes españoles se alistaron en la División Azul, de los cuales más de 5.000 resultaron muertos en acciones de combate, y casi nueve mil heridos de diversa consideración; se trata, pues, de un acontecimiento bélico de primera magnitud, que inevitablemente ha tenido que dejar una huella honda en infinidad de familias españolas que deberían sentirse orgullosas de sus antepasados.

Las ideas que animaron a aquellos jóvenes pueden ser discutibles, pero nadie podrá discutir el sacrificio, la valentía, el honor y las virtudes militares que demostraron en la campaña rusa. En «Los españoles de Stalin», libro interesantísimo de Daniel Arasa, se recoge el testimonio de César Ástor, un comunista convencido que se alistó en la División Azul con el secreto propósito de pasarse a las filas del Ejército Rojo en cuanto le surgiese la ocasión; así lo hizo, y en los años posteriores los soviéticos le asignaron la misión de liderar los grupos antifascistas encargados de minar la moral a los prisioneros españoles en el Gulag. Ástor cumplió con el encargo a rajatabla, granjeándose el desprecio de sus compatriotas; sin embargo, inquirido sobre el comportamiento de los divisionarios, recuerda que compartían su rancho con los niños rusos y que, cada vez que abandonaban una población, relevados por los soldados alemanes, los lugareños los despedían entre lágrimas. Es una declaración que honra a Ástor y engrandece a los «guripas» de la División, ejemplo de arrojo, nobleza y generosidad.

En los últimos años he leído casi todo lo que se ha publicado sobre la División Azul, que tengo por uno de los episodios más sobrecogedores y heroicos de nuestra historia reciente. Eusebio Calavia, uno de los más de trescientos divisionarios que fueron hechos prisioneros en la cruenta batalla de Krasny Bor (donde más de dos mil valientes españoles hallaron la muerte), cuenta en Enterrados en Rusia, sus memorias de once años de cautiverio, una anécdota que sirve para calibrar el temple privilegiado de aquellos hombres. En mayo de 1949, un grupo de prisioneros españoles son trasladados en tren a otro campo; son, todos ellos, hombres que han sufrido las privaciones y sevicias más impronunciables y a los que, desde luego, se les ha impedido todo desahogo sexual. A mitad de trayecto, una campesina rusa casi adolescente, que viajaba sin billete, es arrojada como una piltrafa al vagón donde se hacinan los españoles. "¡Podéis hacer con ella lo que os dé la gana!", les dice el soldado encargado de su vigilancia, antes de cerrar la compuerta del vagón. Ningún español le rozó un solo pelo, ninguno osó dirigirle ninguna palabra lúbrica o soez; compartieron con ella el escaso rancho con el que mataban el dolor de las tripas, ya que no el hambre; y lograron convencer a los rusos para que la dejaran en libertad cuando llegó a su punto de destino. «Así quiso Dios que se librara de un salvaje atropello aquella criatura que cayó en nuestras manos, tantas veces pecadoras, pero que entonces no quisieron mancharse. Creo que fue aquel uno de los episodios de nuestro cautiverio de que más orgullosos podemos estar los prisioneros españoles», concluye Calavia. Mientras lo leía, yo también me sentí orgulloso de ser español, como aquellos sufridos divisionarios.

ENLACE A LA FUENTE PRINCIPAL

domingo, 26 de junio de 2011

Nunquam Tacebo (Jamás callaré)


Por Consuelo Martínez-Sicluna (profesora titular de Derecho Natural y Filosofía del Derecho en la UCM)

Pocas insidias quedaban ya por inventar y pocas falacias nos quedaban por ver, pero confieso que incluso ésta me ha llegado a sorprender por la abyección que supone. Estas frases introductorias tratan de prevenir acerca de la penúltima, recalco lo de penúltima, de las atrocidades a escuchar y rebatir, que ha sido la de considerar que a propósito de la Ley de Adopción de 1941, el “régimen franquista”, se dedicaba a secuestrar niños de familias “rojas” para dárselos a familias de nacionales. Un medio como la BBC inglesa otorga alguna credibilidad a la atrocidad y a través de quien es el productor de un documental que pretende ser riguroso con la historia, David Boardman, se pone en contacto con la Fundación Nacional Francisco Franco a la que envía un cuestionario con una serie de preguntas para grabar una entrevista. La Fundación a la que me honro en pertenecer, me designa para responder, y como no hay que retroceder ni para coger impulso, me dispongo a ello.
Podremos comprender que entre el cuestionario inicial y el real no existe ninguna coincidencia, que de los 45 minutos de grabación que duró la entrevista que se me hizo, mucho me temo, quedarán reducidos, en aras del planteamiento y de la conclusión a la que el programa ya había decidido previamente llegar, a unos 5 minutos, alternados con supuestos testimonios de niños, ya mayorcitos, arrancados de familias rojas “estables”, que se diría hoy, para entregarlos a la canalla fascista representada por ese dictador aborrecible llamado Franco.
Transcribo a continuación el cuestionario inicialmente mandado:
“- Al fin de la guerra civil, como era la situación en España.

  1. Qué ocurriría en España si el ejército de Franco hubiera perdido la guerra.
  2. Por qué piensa vd. que el General Franco aprobó la Ley de Adopciones de 1941. Esta Ley hizo posible que los certificados de nacimiento pudieran llevar los nombres de los padres adoptivos como si fuesen los padres biológicos. Por qué han sido tantas las críticas al General Franco en los últimos años por esta Ley de Adopciones.
  3. Cree vd. que los niños de presas republicanas fueron dados en adopción a los que apoyaron al General Franco al fin de la guerra civil y que estas prácticas continuaron como una costumbre durante los años después de la guerra.
  4. Hace 36 años que el General Franco murió. Hace más de 70 años que se ha acabado la guerra civil, y por qué todavía hay tantos debates sobre la época del General Franco.”

De las preguntas enviadas se deduce ya cuál iba ser el tono a seguir a lo largo del programa: subjetividad o parcialidad son palabras que se quedan escasas y que, con ese corto y pega, de la televisión, reducirán mi intervención a lo estrictamente necesario para decir que se cuenta con una opinión diversa. Por ello, relato en primera persona la grabación, con el simple intento de defender, en aras de la verdad, la memoria de Franco. Como decía una vieja canción, malos tiempos para la lírica, pero tal vez buenos tiempos para un combate que no puede cesar, que es combate por España.
Para empezar, le señalo a la periodista inglesa que me hace la entrevista, ante la utilización de esas expresiones por su parte, que rechazo profundamente la denominación de “régimen de Franco” o de “régimen franquista”, porque no se trata de una situación política que emana de la voluntad de Francisco Franco, sino de un régimen que caracteriza a la España que va de 1939 a 1975, donde hay hombres y mujeres que sacaron nuestra patria adelante: singularizar en Franco tal régimen implica atribuirle toda la responsabilidad, como una actuación dictatorial, en lo bueno y en lo malo, y parece que ahora sólo en lo malo y supone sencillamente desconocer la Historia.
Por otra parte, la situación en España después de una guerra civil era de desolación, devastación, lo normal en una guerra fraticida, pero al tiempo con ganas de levantar a la nación. Y la República española no había sido precisamente Camelot, porque desde febrero del 36 no existía de hecho República, sino un Frente Popular que se había autoproclamado vencedor en unas elecciones cuyos resultados no fueron escrutados en su totalidad. Contemplo que esto no le interesa en absoluto y le recalco que no se pueden sacar los hechos del contexto histórico en el que se producen y la guerra civil es consecuencia de la deriva de la II República.
Vayamos al tema me dice. ¿Por qué se promulga la Ley de Adopción de 1941? Respondo que en cuanto a las adopciones, hay que entender que el régimen de ese período de tiempo se articula sobre dos bases, que son la legalidad y la acción social, y sólo así puede entenderse la Ley de Adopción de 1941, que trata de solventar, después de una guerra civil, el problema de la orfandad y de la protección de los menores abandonados, recalco, en las Casas de Beneficencia. Hay que analizar con detenimiento la Ley para ver que estamos ante una figura jurídica que trata de cubrir una situación complicada y difícil: después de la guerra, los huérfanos, en vez de quedar recluidos en centros asistenciales, práctica habitual hasta ese momento, debían gozar de una integración en un entorno familiar, como se señala en la Exposición de Motivos de la Ley. Por lo tanto, no es un secuestro de menores sacados de un ambiente familiar, lo que sería reprobable, sino que se trata de la existencia de huérfanos como consecuencia de una guerra civil, a los que se trata de dotar de protección jurídica y social. La Ley además acuerda la intervención, en el proceso de adopción, de la Administración de la Casa de Beneficencia y que el proceso se inste ante el Juez de instrucción competente y con intervención del Ministerio Fiscal. Es decir, la máxima garantía jurídica para el adoptando, que además si era mayor de 14 años podía ser oído en el expediente. El Juez, en todo caso vigilaría por el cumplimiento de los requisitos de conducta exigidos a los adoptantes, de forma que el proceso de adopción podía ser revocado. Desde el punto de vista del Derecho, ni una pega, ni una objeción.
Dejando al margen las consideraciones jurídicas, que pueden cansar a los televidentes, a nadie se le escapa la importancia de la intervención del juez: no es una situación fáctica, donde se arrebatan niños y se dan a otras familias, es un proceso legal en interés del menor, que es el interés que se sigue protegiendo en cualquier proceso similar en la actualidad. Legalidad y acción social, que son las pautas del régimen que va de los años 40 a los 70. ¿Qué por qué se le daban los apellidos de la familia del adoptante? Porque esto es lo habitual en cualquier proceso de adopción, no en otras figuras jurídicas similares, proceso en el cual no se conserva el apellido de la familia o madre biológica y en esos momentos estamos hablando pura y llanamente de orfandad como consecuencia de una guerra civil devastadora.
Más preguntas de la periodista: ¿pero el juez que decidía era franquista? No más que el obrero o el médico, que vivían en esa época, o que el padre del actual Fiscal General del Estado, Conde-Pumpido, éste un poco más porque era magistrado del Tribunal de Orden Público o el padre de la anterior Vicepresidenta del Gobierno, que fue condecorado por el régimen. Se trataba de hombres y mujeres que trabajaban por sacar España adelante y vivir mirando al futuro, lo cual no me parece mal, porque ahora no hay trabajo y tampoco hay futuro al que mirar. Por otro lado me permito sugerirle otra investigación: el destino y la suerte que siguieron los niños enviados por el Gobierno de la República a la URSS en la guerra civil. Silencio.
¿Cómo se podría definir el régimen de Franco: fascista, militar, totalitario? Si se refiere a la situación de España en esos años, no al régimen de Franco, sino de todos los españoles, entonces ni era fascista, porque hubiera caído con la caída de los “fascismos”, en el sentido amplio del término, o hubiera sido depuesto tras la conferencia de Yalta, mientras que España mantuvo relaciones con los más importantes mandatarios de la época: aquí vino un Presidente de los EEUU, se entró en la ONU, etc. No era un régimen militar, porque la intervención de los militares en los Consejos de Ministros fue exigua en relación a la importancia del elemento civil. Totalitario, tampoco. Entonces autoritario, me insinúa. Me acuerdo de Luis Suárez y, en homenaje a él, digo autoritario, en cuanto a que había y se ejercía una autoridad amparada por el Derecho.
Pero tuvo la ayuda de los fascismos en la guerra civil. Sí, como la tuvo la España roja, no republicana, porque éste de “rojo” era el término acuñado por el otro bando y porque además la República había muerto a instancias del Frente Popular que se había alzado con el poder. El bando rojo tuvo la ayuda importante de la URSS y de las Brigadas Internacionales. Por cierto, hay una pregunta que venía en el cuestionario previo y que todavía no me ha hecho y tengo muchas ganas de contestarle y sin más me hago yo misma la pregunta: ¿Qué hubiera pasado si Franco pierde la guerra y la gana el otro bando? Que España hubiera sido una país satélite de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y dado el entreguismo de Roosevelt a Stalin en Yalta, que Churchill advirtió claramente, Europa hubiera estado cogida en una pinza, desde el Norte hasta el Sur.
Siguiente asalto: pero España participó en la Segunda Guerra Mundial al lado de Hitler. Sí, con una división de voluntarios que España no podía negar a quien entonces era el vencedor de Europa y al que Franco tuvo la habilidad de llevar a su propio terreno: no se podía negar una cierta ayuda a quien antes había ayudado, pero además un “No” tajante podía haber implicado el avance de las tropas alemanas desde Francia hasta Gibraltar.

Como estas cuestiones nos apartan de lo que verdaderamente les interesa, volvemos al secuestro y a la reeducación de menores, y a las presas rojas que tenían a sus hijos con ellas en los centros penitenciarios. Reeducación es lo normal cuando se gana una guerra, porque creo que la Europa posterior a la Segunda Guerra Mundial no ha dejado de reeducar hasta hoy – la historia la escriben los vencedores- y me parece que el sistema actual también educa, incluso con la oposición de los padres. En cuanto a si las presas tenían a sus hijos con ellas en los centros penitenciarios, también se contempla ahora en la Ley de Vigilancia Penitenciaria y eso como una medida en beneficio del penado y de su familia.

Y se educaba en los principios del régimen. Pues sí, porque el régimen era nacional y se educaba en los principios de la nación. Me faltó decir, y qué más.
Pero habría que juzgar los delitos del régimen, me dice, porque la Ley de Amnistía, y el sistema actual, y la transición que se hizo mal porque no se juzgó a los franquistas, bla, bla, bla. Contesto: VD. quizá no sepa que el sistema actual pretendía ser legítimo, en su inicio, obteniendo su legitimidad de las Cortes diseñadas en la situación política anterior –aunque conculcada a través de la vulneración de la Ley de Reforma Política- y que lógicamente todo el sistema, desde el Jefe del Estado, hasta la transición proviene de ahí: que todos, incluso los que habían participado en el “Contubernio de Munich” decidieron cuál había de ser el camino de la transición y pensaron que el mejor camino consistía en la utilización del órgano de representación de las Cortes. Pero, me dice, Garzón cree... Respuesta: Garzón en la actualidad está separado de la judicatura, con un proceso abierto, y no me sirve como modelo.

Estas preguntas repetidas varias veces. Porque en suma se trata de juzgar a los “franquistas” por el hecho de serlo. Y nuevamente, los niños robados., etc. Por tres veces la corto para decirle: yo estoy hablando de leyes y de instituciones jurídicas, no de ficciones, y no voy a decir otra cosa diferente de la que sostengo, que el régimen actuaba desde la legalidad y no desde situaciones delictivas, como pudiera ser un secuestro, que no se daban, ni me va convencer de otro punto de vista, porque si no va a resultar que me está tratando de “reeducar”. Y ¿en los años 60, 70? ¿Presos republicanos en esos años? Y polémica sobre la cuestión, ninguna. Las invenciones son de ahora.

Me señala que hay numerosos testimonios de arrebatados de su familia y entregados a otras y que los intercalarán en la grabación. Perfecto, pero no tengo por qué dar credibilidad si no se me aportan datos y documentos en los que la autoridad intervenía en el sentido que se pretende afirmar. Yo sólo me limito a señalar que el régimen no actuaba desde situaciones de hecho, sino desde la legalidad y ésta dirigida a una acción social que no había existido en la historia de España hasta entonces.
Algunos dicen que el Partido Popular viene del franquismo, me señala. Yo no debería responder por el Partido Popular, puesto que no pertenezco a ningún partido, pero le diré que el Partido Popular no existía en el régimen anterior al 75.

¿Está de acuerdo en que salga a la luz la verdad? Totalmente de acuerdo. Pero la verdad no es patrimonio de unos, ni se puede reescribir lo que ya está escrito.

Hasta aquí la entrevista, contada en resumen, y ruego disculpen el uso de la primera persona. Hasta aquí la necesidad de una defensa que no es sólo la de Franco, sino la de una España que no ha muerto y que no nos limitamos a mirar con nostalgia, sino con orgullo y con una mirada legítima al horizonte. Sólo una frase final: mientras sea posible, e incluso más allá, hasta donde lleguemos y hasta donde podamos, hay que hacer de nuestra vida un lema de acción permanente, el dictum romano: “Nunquam Tacebo”, “Jamás Callaré”, porque ante la insidia, ante el odio y la mentira, el silencio es un acto más de felonía y de sumisión.

Madrid, 22 de junio de 2011

jueves, 23 de junio de 2011

70 años.



Y mañana todos aquí:



V Jornadas del Foro Historia en Libertad. Tema: 70 Aniversario de la División Azul.

Lugar: Sede del Instituto de Estudios Históricos-CEU
Palacio del Infantado
Carrera de San Francisco, 2
Madrid

Organiza: Foro Historia en Libertad
historiaenlibertad@hotmail.es

Colabora: Instituto CEU de Estudios Históricos

Viernes, 24 de junio

18.30 h. Conferencia:

Alemania y la División Azul
Fernando Paz Cristóbal

20.00 h. Mesa Redonda

Coordenadas internacionales de la División Azul
Luis Eugenio Togores Sánchez

La División Azul en su contexto histórico español
Pío Moa

Sábado, 25 de junio

11.00 h. – Conferencias

Donceles en la División Azul: la participación del SEU madrileño.
José Luis Jerez Riesco

12.00 h.

La División Azul y los mitos históricos.
Carlos Caballero Jurado

13.00 h.

Legionarios en la División Azul.
Gustavo Morales

16.30 h.

La División Azul: de las trincheras a la pantalla.
Rafael Ibáñez

18.00 h.

El gran silencio: Las gestiones para la repatriación de los prisioneros de la División Azul.
José Gabriel Storch de Gracia y Asensio

19.00 h. Mesa Redonda

Coordinador: Luis Valiente (Editorial Actas)
Presentación de libros relacionados con la División Azul

La Campaña de Rusia desde una perspectiva religiosa.
Pablo Sagarra Renedo

La División Azul y la literatura.
José María Blanco Corredoira
(autor de Añoranza de guerra)

Análisis regionales sobre la División Azul y Archivos.
Juan Negreira Parets
(autor de Voluntarios baleares en la División Azul)

La División Azul desde una perspectiva militar
Carlos Caballero Jurado.
(autor de División Azul: estructura de una fuerza de combate

jueves, 16 de junio de 2011

Hay que ir.


V Jornadas del Foro Historia en Libertad. Tema: 70 Aniversario de la División Azul.

Lugar: Sede del Instituto de Estudios Históricos-CEU
Palacio del Infantado
Carrera de San Francisco, 2
Madrid

Organiza: Foro Historia en Libertad
historiaenlibertad@hotmail.es

Colabora: Instituto CEU de Estudios Históricos

Viernes, 24 de junio

18.30 h. Conferencia:

Alemania y la División Azul
Fernando Paz Cristóbal

20.00 h. Mesa Redonda

Coordenadas internacionales de la División Azul
Luis Eugenio Togores Sánchez

La División Azul en su contexto histórico español
Pío Moa

Sábado, 25 de junio

11.00 h. – Conferencias

Donceles en la División Azul: la participación del SEU madrileño.
José Luis Jerez Riesco

12.00 h.

La División Azul y los mitos históricos.
Carlos Caballero Jurado

13.00 h.

Legionarios en la División Azul.
Gustavo Morales

16.30 h.

La División Azul: de las trincheras a la pantalla.
Rafael Ibáñez

18.00 h.

El gran silencio: Las gestiones para la repatriación de los prisioneros de la División Azul.
José Gabriel Storch de Gracia y Asensio

19.00 h. Mesa Redonda

Coordinador: Luis Valiente (Editorial Actas)
Presentación de libros relacionados con la División Azul

La Campaña de Rusia desde una perspectiva religiosa.
Pablo Sagarra Renedo

La División Azul y la literatura.
José María Blanco Corredoira
(autor de Añoranza de guerra)

Análisis regionales sobre la División Azul y Archivos.
Juan Negreira Parets
(autor de Voluntarios baleares en la División Azul)

La División Azul desde una perspectiva militar
Carlos Caballero Jurado.
(autor de División Azul: estructura de una fuerza de combate)

Y... ¿qué dice el Rey de todo esto?


"El 22 de noviembre de 1975, Juan Carlos I comunica al abad de la Basílica de la Santa Cruz del Valle de los Caídos que le entrega los restos mortales de Franco para que los entierre en el sepulcro “sito en el Presbiterio entre el Altar Mayor y el Coro”, y que se abrió a toda prisa en el suelo. Todavía se recuerda

La familia Franco había previsto que el patriarca fuera enterrado en el panteón de que dispone en el cementerio de El Pardo, pero la voluntad real se impuso.

Si Rodríguez Zapatero pretendiera llevarse el cuerpo de quien propuso a Juan Carlos de Borbón y Borbón como su sucesor, ¿intervendría el Rey para que se respetase una de las primeras órdenes de su reinado?"

http://www.generalisimofranco.com/valle_caidos/articulo03.htm

viernes, 10 de junio de 2011

Habla Franco.

AMOR DE PATRIA

¿Cómo pueden amar a su Patria aquellos que más que como madre se les ofrece como madrastra? ¿Cómo habían de amarla, si además había seres ruines que, matando sus instintos filiales, destruían su espiritualidad al agrandarle sus defectos?

Hemos de despertar en todos los españoles el sentimiento de la Patria, el orgullo de sentirse españoles, creando condiciones de vida para las clases sociales que les permitan apreciar, sin rencores ni dolores, la grandeza política del nuevo Estado.

España es lo suficientemente grande y rica para que todos quepan en su seno y tengan una gran parte en el disfrute de sus bienes.

El oro de vuestras mieses simbólicas y el resplandor de vuestra gloria forma, entre las banderas de sangre de hijos, héroes y mártires de España, la bandera que ondea hoy, la bandera nacional, que es el símbolo de la grandeza geográfica, es el símbolo de la unidad, que ha seguido su ruta, y es la afirmación y garantía de millares de mártires y de héroes, que dice que el separatismo se ha acabado y que aquí no hay más que España, que es lo eterno, lo inmortal; pero no significa sólo esto: significa la hermandad, la liberación de centenares de millares de hermanos nuestros, significa el resurgir de la Patria a la vida de una región próspera, al arrancar del engaño a todos esos modestos campesinos sencillos, a esa caravana de hombres que veíamos cubrir las carreteras y que habían sido arrancados de sus hogares y enviados a cavar trincheras, a empuñar las armas, cavando su propia sepultura y la del separatismo; eso significa la liberación de más de mil prisioneros que esperaban ansiosos cómo los soldados de España llevaban la bandera roja y gualda por entre los montes y bosques, ondeando la enseña que era la enseña de España; significaba ello el triunfo rotundo que se debe al espíritu del soldado español, sufrido, ejemplo y heroico, que asombra al mundo con su gesta; es el resurgir de un pueblo que quiere ser libre, de una nación que pide un puesto, de una raza que dice: esto fuimos y esto seremos.

Ya lucen en Vizcaya las banderas de España, ya marchan por las calles y se escuchan en ellas los himnos nacionales, ya suena nueva música, y el nuevo programa de la España Nacional, programa de justicia social que nunca les cumplieron, y aquellos bravos campesinos, aquellos sencillos aldeanos vascos, aquellos obreros envenenados , abren los ojos y elevan su corazón y lloran porque dicen que estos soldados que cumplen su palabra, estos hombres que conquistan lo que dicen, éstos, no tienen más que una fortaleza y una voluntad, cumplen su palabra, y cuando hablan de justicia social, de hermandad entre los españoles, de la grandeza de la Patria, es porque van a cumplir cuanto manifiestan, porque lo juran ante la sangre de sus hijos, que es la que los mártires de la Religión y de la Causa.

¡¡¡Arriba España!!!

En un ambiente español vigilante, con la inquietud del momento y la superación de cada día, hemos de marchar alegres con nuestros cantos, con nuestros himnos, dando al mundo ejemplo de nuestra potencialidad y espíritu, y con este grito que eleva, porque está manchado con la sangre de nuestras juventudes que se ha expandido por el mundo, este ¡¡¡Arriba España!!!, que es el resurgir de un pueblo; este ¡¡¡Arriba España!!!, que lleva el dinamismo de toda la raza española; este ¡¡¡Arriba España!!!, que no se opone al ¡viva! Contemplativo anterior, sino, al contrario, lo eleva, lo hace mayor, porque hoy es el grito de guerra, el grito de sangre; es el grito de la juventud.

Fuero del trabajo. 9 de Marzo de 1.938.-

jueves, 9 de junio de 2011

Un apunte al "camarada Otero"



ENLACE A LA NOTICIA

El "camarada Otero", sujeto que se hizo famoso el pasado día 9 de junio por salir como orador espontáneo de los acampados de Sol en las puertas del Congreso de los Diputados, ha concedido una entrevista al diario Público.
"Román", como prefiere que le llamen, es un ex-militante de un sin fín de partidos comunistas españoles, por lo que ha acabado desengañado de toda la izquierda política en España y no se siente representado por nadie. Ni por IU.
Durante la entrevista (que la pueden leer en el enlace a la misma) critica duramente al régimen de Francisco Franco, y por ende a todos los logros del mismo. Eso si, tiene razón en una cosa. La Seguridad Social no es la que era. No. Desde luego que no. No la que nos dejó Franco como uno más de los muchos logros de su gobierno. Yo también la echo de menos "camarada Otero".

¿Ningún partido?

"Yo estaba en el Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) y antes, en el PCE. Soy fundador de la Plataforma de Ciudadanos por la República y, hasta ahora, he estado en Corriente Roja, una organización de lucha. Pero en la izquierda no ha habido, y yo le doy la razón a todos los jóvenes, más que personalismos y mierda, en vez de crear esto: una unidad de la izquierda, un frente de izquierdas o un frente popular, lo que sea, contra... Es que son verdaderos criminales. Y que vayan corrompiendo la seguridad social... Esto no tiene nombre."


¿Sabías que la Seguridad Social fue creada por Francisco Franco?

“La Seguridad Social ha sido, a mi juicio, el instrumento más poderoso para el cambio social, para la
redistribución de la renta, para la igualdad de oportunidades, para la constitución de una sociedad más igualitaria y más
libre. Bastaría que por una abstracción mental elimináramos del entramado de nuestra sociedad y de la vida de los españoles el
sistema público de pensiones, la protección sanitaria, el seguro de accidentes, la protección frente al desempleo... Nos daríamos
cuenta de que retrocederíamos a una sociedad distinta, en la que la mayoría ni se sentirían iguales, ni se sentirían auténticamente
libres, acosados por incertidumbres e inseguridades absolutamente vitales, de las que sólo estarían libres los económicamente
privilegiados; retrocederíamos a una sociedad no sólo injusta, sino insegura y enfrentada por el espíritu de clase.” (Licinio de la
Fuente en Razón Española)

Como veremos a continuación, la Seguridad Social para todos los españoles fue obra de Francisco Franco.
Un poco de historia:


En 1936, apenas existía doctrina, y pocas medidas de protección y éstas sobre sectores muy limitados
En 1938, en plena guerra civil, se promulga el Fuero del Trabajo en el bando Nacional o franquista, que puede
considerarse el cimiento sobre el que se construyó la Seguridad Social tal y como la entendemos en años posteriores. En el
Fuero del Trabajo se lee que ‘’el Estado valora y exalta el trabajo y lo protegerá con la fuerza de la ley, otorgándole las
máximas consideraciones y constituyéndolo en uno de los más nobles títulos de jerarquía y honor’’. En el mismo
documento, el Estado se compromete a ampliar los seguros de vejez, invalidez, enfermedad y paro forzoso
En el Fuero de los Españoles, de 1945, gobernando Francisco Franco, se da ya un cuadro bastante completo de seguros
sociales
Se van creando sucesivamente la Mutualidad Agraria, el Montepío de Servicio Doméstico y el Régimen de Autónomos. Todo
esto desemboca y se refunde en la Ley de Bases de 1963, en pleno franquismo.
Con la Ley de Bases de 1963, realizada por Francisco Franco, como hemos visto, ya se puede hablar de una auténtica
Seguridad Social, en el sentido en que la conocemos ahora
Esta Ley se completó en 1972 y 1974, gobernando todavía Francisco Franco. “La protección era muy amplia y comprendía:
asignaciones por hijo, incluso ilegítimo, asignación mensual por la esposa, con ciertas limitaciones, asignaciones por
matrimonio y natalidad, que incluso beneficiaban a los pensionistas. La protección se incrementaba en los casos de familias
numerosas. El sistema era, como en otras prestaciones de la Seguridad Social, de los más completos de Europa, si bien la
cuantía de las prestaciones me pareció siempre escasa.” (L. de la Fuente) “Es una pena que el deterioro del sistema de
protección a la familia se haya ido acentuando a partir de los años setenta, deterioro que se refiere no sólo a la cuantía
sino también al carácter y alcance de las prestaciones, según la nueva regulación de 1994 (Nota: gobernando el psoe, con
Felipe González de presidente). Nunca podremos determinar en qué medida este deterioro ha influido en el descenso de la
natalidad, que está adquiriendo caracteres alarmantes.” (L. de la Fuente)
En la Ley de 1972, de Francisco Franco, se hace especial énfasis en que los trabajadores, que son la principal fuente
de energía del progreso, se beneficien de éste: “lo que queremos es que (…) [los trabajadores]participen en la renta
nacional que se vaya consiguiendo con una participación suficiente que les corresponde no sólo por razones de solidaridad
sino de justicia... La renta nacional que ahora tenemos no la produce sólo nuestro esfuerzo, la produce también el
esfuerzo aportado antes por los que a lo largo del tiempo y en condiciones ciertamente mucho más difíciles fueron
creando nuestro patrimonio y las bases que hacen posible esa renta; fueron creando esa España mejor en la que nosotros
podemos permitirnos ahora el orgullo de mirar un horizonte de esperanza para nosotros y para nuestros hijos, horizonte del
que no podemos dejar al margen precisamente a nuestros padres...

viernes, 6 de mayo de 2011

La nación os llama a su defensa.


¡Españoles! A cuantos sentís el santo nombre de España, a los que en las filas del Ejército y la Armada habéis hecho profesión de fe en el servicio de la patria, a cuantos jurasteis defenderla de sus enemigos hasta perder la vida, la nación os llama a su defensa. La situación en España es cada día más crítica; la anarquía reina en la mayoría de los campos y pueblos; autoridades de nombramiento gubernativo presiden, cuando no fomentan, las revueltas; a tiro de pistola y ametralladoras se dirimen las diferencias entre los asesinos que alevosa y traidoramente os asesinan, sin que los poderes públicos impongan la paz y la justicia. Huelgas revolucionarias de todo orden paralizan fa vida de la población, arruinando y destruyendo sus fuentes de riqueza y creando una situación de hambre que lanzará a la desesperación a los hombres trabajadores. Los monumentos y tesoros artísticos son objeto de los más enconados ataques de las hordas revolucionarias, obedeciendo a la consigna que reciben de las directivas extranjeras, con la complicidad y negligencia de los gobernadores de monterilla. Los más graves delitos se cometen en las ciudades y en los campos, mientras las fuerzas de orden público permanecen acuarteladas, corroídas por la desesperación que provoca una obediencia ciega a gobernantes que intentan deshonrarles. El Ejército, la Marina y demás institutos armados son blanco de los más soeces y calumniosos ataques, precisamente por parte de aquellos que debían velar por su prestigio, y entre tanto los estados de excepción de alarma sólo sirven para amordazar al pueblo y que España ignore lo que sucede fuera de las puertas de sus villas y ciudades, así como también para encarcelar a los pretendidos adversarios políticos.

La Constitución, por todos suspendida y vulnerada, sufre un eclipse total: ni igualdad ante la ley; ni libertad, aherrojada por la tiranía; ni fraternidad, cuando el odio y el crimen han sustituido el mutuo respeto; ni unidad de la Patria, amenazada por el desgarramiento territorial, más que por regionalismos que los Poderes fomentan; ni integridad ni defensa de nuestra frontera, cuando en el corazón de España se escuchan las emisoras extranjeras anunciar la destrucción y reparto de nuestro suelo. La Magistratura, cuya independencia garantiza la Constitución, sufre igualmente persecuciones y los más duros ataques a su independencia. Pactos electorales, hechos a, costa de la integridad de la propia Patria, unidos a los asaltos a Gobiernos civiles y cajas fuertes para falsear las actas formaron la máscara de legalidad que nos presidía.

Nada contuvo las apariencias del Gobierno, destitución ilegal del moderador, glorificación de las revoluciones de Asturias y Cataluña, una y otra quebrantadoras de la Constitución, que en nombre del pueblo era el Código fundamental, de nuestras instituciones.

Al espíritu revolucionario e inconsciente de las masas, engañadas y explotadas por los agentes soviéticos, se ocultan las sangrientas realidades de aquel régimen que sacrificó para su existencia 25 millones de personas, se unen la molicie y negligencia de autoridades de todas clases que, amparadas en un Poder claudicante, carecen de autoridad y prestigio para imponer el orden en el imperio de la libertad y de la justicia.

¿Es que se puede consentir un día más el vergonzoso espectáculo que estamos dando al mundo? ¿Es que podemos abandonar a España a los enemigos de la Patria, con proceder cobarde y traidor, entregándola sin lucha y sin resistencia?

¡Eso, no! Que lo hagan los traidores, pero no lo haremos quienes juramos defenderla.

Justicia, igualdad ante las leyes, ofrecemos.

Paz y amor entre los españoles; libertad y fraternidad, exenta de libertinajes y tiranías.

Trabajo para todos, justicia social, llevada a cabo sin encono ni violencia y una equitativa y progresiva distribución de riqueza, sin destruir ni poner en peligro la economía española.

Pero, frente a esto, una guerra sin cuartel a los explotadores de la política, a los engaños del obrero honrado, a los extranjeros y a los extranjerizantes, que directa y solapadamente intentan destruir a España.

En estos momentos es España entera la que se levanta pidiendo paz, fraternidad y justicia; en todas las regiones el Ejército, la Marina y fuerzas del orden público se lanza a defender la Patria.

La energía en el sostenimiento del orden estará en proporción a la magnitud de la resistencia que se ofrezca.

Nuestro impulso no se determina por la defensa de unos intereses bastardos ni por el deseo de retroceder en el camino de la Historia, porque las instituciones, sea cuales fuesen, deben garantizar un mínimo de convivencia entre los ciudadanos, que, no obstante las ilusiones puestas por tantos españoles, se han visto defraudadas pese a toda la transigencia y comprensión de todos los organismos nacionales, con una respuesta anárquica, cuya realidad es imponderable.

Como la pureza de nuestras intenciones nos impide el yugular aquellas conquistas que representan un avance en el mejoramiento político social, el espíritu de odio y venganza no tiene albergue en nuestro pecho; del forzoso naufragio que sufrirán algunos ensayos legislativos, sabremos salvar cuanto sea compatible con la paz interior de España y su anhelada grandeza, haciendo reales en nuestra Patria, por primera vez y en este orden, la trilogía, fraternidad, libertad, e igualdad.

Españoles: ¡Viva España! ¡Viva el honrado pueblo español!

Francisco Franco Bahamonde

Tetuán, 17 de julio de 1936.

viernes, 1 de abril de 2011

Hoy es 1º de Abril.



En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército Rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado. El Generalísimo

Franco

Burgos 1º abril 1939.

jueves, 10 de marzo de 2011

Carrillo sobre Paracuellos: "me molesta bastante que me lo recuerde usted".


El domingo pasado, durante el programa de La Sexta "Salvados", Jorge Évole preguntó al asesino Carrillo sobre su "hazaña" en Paracuellos del Jarama. El ex-secretario general del P.C.E. respondió (min.12:30):
"Me molesta bastante que me lo recuerde usted. Sobre eso yo he dicho todo lo que tenía que decir, y se acabó. (...) Yo mismo no sé ni lo que pasó. Desde luego, pasaron cosas que yo no he sabido. La guerra es la guerra y mire usted, en la guerra para vencer al enemigo hay que matarle. Hay que tirarle más tiros que él a usted, o tener mejor puntería, o tener más soldados en un momento dado. Y nosotros siempre teníamos menos soldados, menos armas, que ellos".

jueves, 24 de febrero de 2011

Un abrazo efusivo.


Siempre he querido reservar el contenido y las publicaciones de este blog para cuestiones que se limiten a ensalzar la historia gloriosa de España en todas sus vertientes y capítulos. Lo que me indigna o lo olvido o lo leo en otros lugares.
Eso sí, ocurren cosas que hay que denunciar porque no queda otra. Ayer se conmemoró en el Congreso de los Diputados el 30 aniversario del ¿fracasado? golpe de Estado del 23 F. Fue un acto institucional más de los muchos a los que nos tienen acostumbrados nuestros políticos y su realidad virtual paralela. Pero vamos a ir dejando a un lado la insoportable noñería democrática de este tipo de actos en los que la vanidad de todos sus asistentes llega a cotas infinitas y en los que todos son superdemócratas y nos centraremos en una anécdota que pudo pasar desapercibida para muchos.
A mí ya hay pocas cosas que me escandalicen en la vida política española pero me impactó el abrazo efusivo del Rey don Juan Carlos al genocida y criminal de guerra Santiago Carrillo, marques de Paracuellos por la gracia de Stalin y de la Internacional Comunista. Supongo que el Rey sabrá que el viejo nonagenario al que abraza tan efusivamente es uno de los máximos responsables del terror rojo en la capital de España durante la Cruzada de Liberación. El que nunca ha negado su protagonismo clave en la matanza perpretada por los comunistas y anarquistas, sicarios de Carrillo y de Stalin, en el municipio de Paracuellos del Jarama en los primeros meses de la contienda.
El mismo Carrillo ha llegado a admitir en una entrevista en el diario El País (9 de enero de 2005) su responsabilidad "a medias" en esa matanza que ha quedado impune y olvidada para la tan cacareada "Ley de Memoria Histórica". Ante la pregunta del periodista sobre su responsabilidad en la matanza de Paracuellos, el ex-secretario general del P.C.E. respondió con un cinismo que no oculta su responsabilidad:
"la única decisión que yo tomé fue respecto a aquellos dos mil militares que estaban en la cárcel de Madrid porque se habían sublevado en el Cuartel de la Montaña y era la de trasladarlos a Valencia... Puse aquella misión en manos de mis colaboradores de la seguridad del traslado... y la gente que ya había sufrido los ataques fascistas se lanzo a por ellos y la guardia que iba custodiándolos no los defendió. Si alguna responsabilidad tuve yo de aquello fue la de no tener capacidad para controlar y castigar a los responsables..., fue una desgracia tremenda, pero hubiera sido mucho peor que se hubieran unido al Ejército que estaba atacando a Madrid... Yo he soportado esta calumnia de Paracuellos, que tendré que soportar en esta vida".
El Rey dijo ayer que "estamos mucho mejor" que aquel 23 de febrero. Si el precio de esa mejoría general respecto a hace 30 años es constatar la impunidad de algunos personajes que siguen sin ser ajusticiados por sus crímenes de guerra y de genocídio, justo cuando mas se habla de "memoria histórica" y de reparación del dolor causado por una guerra civil, es evidente que estamos ante una mejoría relativa y putrefacta. Haría bien el Rey de España en cuidarse mucho en sus demostraciones de afecto a ciertos personajes siniestros que no dejan de sorprendernos por su vitalidad y su esperanza de vida.